Ramón Luzardo

LA ESPERA

 

Entristecido sobre el árbol

busco el recuerdo de lo que fuiste.

Hoy más que nunca la mirada se vuelve

espesa y lenta.

 

Imagino la mañana calurosa y tostada

de encontrarte en los escombros

de aquel ido amor.

 

Y no verte en la blanca luna

de aquella noche de boleros ilusorios.

 

Así nace el espacio de tu ausencia

como interminable agonía.

 

Aquí, en este inmenso árbol

cual espera es un puño

que marchita mi cara,

esquelética y cansada.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.