Leonardo Jose Martinez Aguilera

POLIZÓN

A principio de los '90,

cuando afuera llovía y se dormía la noche,

le escribí unas líneas

¿A quién? no lo sé,

a decir verdad no lo conocía.

Lo fui presintiendo.

 

Pasado el decenio,

la tierra húmeda y joven,

fértil y sorpresiva,

frente a mi rostro asiló al polizón.

¡Dios lo bendiga! - Dije -

Lo vi partir, aún sin rostro, lo vi partir.

Y guardado en la misteriosa sima,

allí donde solo Dios conoce de su hechura,

latía el sueño.

A mis líneas escritas en papel,

les temblaba su tinta.

Cuando yo dormía se acercaba,

y con delicadeza,

asomaba su rostro etéreo a mis ojos durmientes.

Yo no lo veía, pero su amor, me volió a enamorar.

 

Las horas no dieron más.

Se despertó el día y ya no llovía afuera.

No contenía lo desbordado de mí.

Se partió el tiempo.

Brilló el sol de una manera extraña

que nunca antes había visto.

Lamento no poder decir lo que sentí,

era inexplicable.

Debía haber sido un momento de recuerdos salvados,

sin embargo sobrevivió solo uno:

su rostro.

 

Quisiera que mi tiempo pudiera contarse en tu ábaco

para presentir mis ecos de polizón...

que son los tuyos. 

Comentarios1

  • migreriana

    Ecos, sorpresivos!!!

    • Leonardo Jose Martinez Aguilera

      Ecos, sorpresivos!!! quedan resonando en el resto de los días,
      porque un hijo nunca se calla.
      Gracias por tu comentario migreriana.
      Saludos desde Cumaná.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.