EduardoJavier

Sarahí

Mi niña pequeña y mimada

de tus ojos grandes y alegre mirada

estoy enamorado mi pequeña amada

me recuerdas tanto a mi bella Adriana

que a veces te pienso de ella reencarnada.

 

Cuando hojeas tus libros sin saber leer

me recuerdas tanto de ella el placer

te le pareces tanto y tanto

que a veces el verte

provoca mi llanto.

 

Que seas mi hija y que te ame así

que seas el recuerdo de tu madre aquí

que llenes mis días gritándome a mí

hacen que te ame, princesa Sarahí.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.