RODRIGUEZ NUEZ

sentidos

 

gusto, manantial oscuro,

donde tus besos dormirán

para siempre,

y los cristales de su azúcar

serán eternos,

mis manos, mi tacto,

perpetuamente

serán esas aves que con sus

alas suaves volaron sobre tu cuerpo,

que hicieron un nido

de cada uno de tus poros,

y mis ojos,

ojos que no me sirvieron

hasta después de tu luz,

por que antes de mirarte

vagaron por el mundo 

como un perro ciego,

en cuanto a mi audición

puedo decirte

lo que siempre te digo,

que ese sutil hilo sonoro

de tu voz es el único medio

para encontrar el fin del universo,

y tu aroma,

hay¡ tu aroma,

vaho tibio de rosas,

de selva húmeda,

que llevo impregnado en la corteza de mi alma,

yo reconocería ese aroma

de entre todas las mujeres del mundo,

por que es el unico que cuando lo respiro 

 me hace arañar un poquito de cielo.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.