Alluro

La Niña, el mar y la luna

Eran pocos sus momentos de felicidad,
atrás ya había quedado esa dulce sonrisa,
que iluminaba su esencia,
eran sus momentos de casualidad,
en que ella sabía que pertenecía al mar.

 

Una noche, como dulce canto de sirena,
la niña se entrega al mar,
donde las historias de amor,
nunca se escribieron,
donde las olas van y vienen,
trazando dulces recuerdos.

 

Donde la arena borraba,
cada huella de sus pies a su destino,
cada huella de sus escritos que,
terminaban en un "te quiero".

 

Y donde cada noche,
la luna baila con el mar,
al compás del viento,
como dos amantes eternos,
reflejando un amor prohibido,
a los ojos de los mortales,
un amor secreto, silencioso,
un amor perfecto.

 

Ahora la niña volvía a sonreír,
con su tierna mirada,
esta vez llevaba una rosa,
tatuada en su pecho,
para darle a su amante,
cada noche de luna.

 

 

!!!

Comentarios2

  • LAYA MIR MAR

    En tus versos muchas mujeres se verán reflejadas con la luz de la luna en el espejo del mar con la mirada cándida de su niñez con un corazón rejuvenecido del amor.
    Saludos.
    LAYA MIR MAR

    • Alluro

      Gracias LAYA MIR MAR, igualmente saludos.

    • Alberto Acevedo

      Es una joya este poema, mil felicitaciones!

      • Alluro

        Hola Alberto muchas gracias. Saludos.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.