Carlos Ars

Instantes

Eres mi heraldo dulce en primavera,
Alba diáfana, ocaso de mi ocaso,
haz levantado el velo a mi quimera:
mi abismal oscuridad, su regazo.

Cuando sellas tus párpados –dichosos–,
emerge la noche y nace el amor.
Cuando abres tus ojos, su resplandor,
aviva la tibia llama del Sol.

Por ti, flores crecen donde es desierto
y las aves no emigran en invierno.
Por ti, regresa a la vida el Mar Muerto
y nace el Edén entre cien infiernos.

Somos, como dos astros eclipsados
en el infinito: cuasi silentes.
Navegamos entre lirios ensalzados
por la eternidad y sus mil instantes.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.