Carlos Hector Alvarez

Amarga realidad

Amarga  realidad

 

Cuando la vida ya en el  ocaso

Queriendo avivarte te pega

Es para que entiendas

Que sos solo un mazo de cartas

Ya gastadas por el uso

Te advierte ¡toma nota!

Ya no estas para jugar

En la mesa de la vida

Vos ya no tenés lugar

Aunque eso a nadie le  importe

¿Estás enfermo? ¿Te acompañan

Los amigos y parientes

Que tenías hasta ayer?

¡No me hagas reír!

Eso era antes cuando joven

Y estabas parado en el centro del ring

Hoy tu cuerda floja y vieja

Te atrasa el reloj

¡Frena! ¡Para trotes ya no estás!

¿Estás jubilado y te pagan mal?

quieres comer y no puedes

¿No tenés dentadura o no te alcanza el jornal?

¡Que le vacha che!

Si al carretel de tu vida

Aún le queda piolín

Jugate  un solitario con cartas tramposas

Que te hagan ganar la partida

¿Ganaste? ¡Ríete con ganas!

Aunque a nadie le importe porqué

Si a veces la tristeza te agobia

Estés bien, o estés mal

Si alguien pregunta por ti

La respuesta será siempre igual

¿El viejo? ¡Esta de diez!

¿Mejor para qué?

¿Que nadie recuerda las manos que diste?

Es todo normal, no hay nada de raro

Piensa; Si vas arrastrando las pies

¿A quién carajo servís?

¿Quieres conversar? Está bien

Larga tus antiguas historias

Total nadie escucha,

Todos están  en la lucha.

Para los viejos no hay tiempo

Resígnate  a perder y esperar

¡La parca te quiere!

 

Comentarios4

  • Elenas

    Leo tu poema o como tu lo quieras llamar lo escribiste magníficamente,
    y también leo tu comentario, te doy la razón, es en esta época en la que vivimos la que da esta situación para los mayores
    (no en todos los casos) pero si en la mayoría, sobretodo en gente humilde...
    tu sigue con tu cuerda alargándola todo lo que puedas mi amigo con optimismo...
    un abrazo
    Elena

  • Yvette Nino

    Tu texto me trae un sonido familiar. Ahora comprendo más que nunca que somos unas islas flotantes que a veces nadie ve pero adentro nosotros sabemos que pese a los años y a la falta de dientes, sigue encendida á una llamita que se llama creatividad.

  • Carlos Hector Alvarez

    Fue un acto de desahogo ante el estado de indefensión de los ancianos maltratados desde la presidencia de la nación para abajo, mostrando un grado de insensibilidad que aterra, ¿pensarán en una juventud eterna? o ¿confían en la misericordia de Dios que ha de llevarlos cuando ellos crean que han cumplido su ciclo en la tierra?, creo que la Justicia Divina es la más terrible simplemente porque es justicia sin eufemismos, donde no ha posibilidad de pagar jueces o mentirle a la conciencia. No hay sonido familiar, yo mas bien diría piedad y compasión

  • Carlos Hector Alvarez

    El mensaje se me terminó bruscamente Gracias Yvette por tu comentario.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.