argantonio

La noria de la vida

Nacemos para morir

Vivimos para amar

Ni es igual amar que sufrir

Ni es lo mismo amar que vegetar.

 

Quien no nace no existe

Solo es un vacío sin luz y sin aire

Es la encarnación de lo triste

Ni conoció ni conoce donaire o desaire.

 

Somos flores de un día

Del sol y el agua vasallos

Somos tristeza y alegría.

 

El cielo es nuestro espejo

La luz son sus rayos

El tiempo es eterno, ni joven ni viejo.

Comentarios1

  • argantonio

    Afortunadamente lo ignoramos casi todo gracias a eso seguimos aprendiendo es de sabios el no saber.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.