EduardoJavier

Nuestro adiós

Y aquí estamos mintiéndonos a la cara

armados con argumentos de la razón

mintiéndonos, haciendo callar al corazón

tragando nuestra mentira, que cuesta cara.

 

Decidimos callarnos los sentimientos

porque no los soportan nuestras mentiras

porque dejan desnudos los argumentos

y soportamos el alma rasgada en tiras.

 

Y nos damos la mano y nos abrazamos

cuando nuestros cuerpos se gritan amor

y damos la vuelta y nos alejamos

mientras sentimos llegar el dolor.

 

Me voy con la vergüenza de un cobarde

de no decir lo que grita el corazón

porque mi cabeza dice que es tarde

pues no empatan sentimiento y razón.

 

Y pensamos, pensamos, pensamos

en lo que hicimos, en lo que callamos

mas el lenguaje de nuestros cuerpos

no deja duda de los sentimientos.


 

Pero seguimos oyendo a la razón

dejando que guíen los argumentos

que a nuestras mentiras dieron sazón

y ahogamos el llanto y los sentimientos

y nos decimos adiós.

 

Comentarios2

  • Toqui

    Triste hacer caso a la razón cuando el sentimiento es de amor y debería mandar.
    Saludos

  • Fernando Perez Godinez

    Decir adiós nunca es fácil, pero no podemos deshacernos de la razón, que nos mantiene vivos, mientras que el puro sentimiento nos puede llevar a lo sublime o a la muerte.

    • EduardoJavier

      Se lucha hasta el final pero no siempre se consigue lo que uno quiere



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.