Santiago Miranda

Uno y su doble


i

El individuo en lo individual se piensa
Se observa, se agita y se palpa vacío
Sin haber conocido doble alguno, que el
que llevaba su nombre un día antaño
Y erraba en menor y más grave medida
Se presumió el único interesado en su
concepción legítima
Cómo si uno viniera a reinar por el
espacio, no miento, trocaba las piezas
del azar a su favor. Y de sí se olvidó

Perdido vagaba como uno, viendo
Fugazmente su figura perdida

iI

El otro vagaba en el estoico escepticismo
En una fuga compartida. Uno no sabe lo que es
La fractura hasta que llega. Y escondido de algo más

Desconocido cada cual parte el viaje interno

De reencuentro con el otro
El doble o su hermano, uno siendo otro
Otro siendo uno


Ii

Recogidos ambos despojos de lo hemos sido
Hasta hora, cuidar la relación sagrada e impostergable
Creí, pudo haber habido un espejo
De carne paseándose como sombra

Y no pude verlo, sino tras mi pupila susceptible
En reflejar la miseria de la condición humana
Su bella fortaleza, la risa en la desgracia

Luego fue el otro, su doble; aquello que yace
Afuera, la brisa divina: un soplido de dios
De uno que ya ha muerto, un buen recuerdo de una infancia
Aún no pérdida, por un ser aún no caído en la derrota

I

El cielo resiste su peso y tu carne no es otra certeza
Sino la pieza fundamental de la trascendencia
Llave séptima y coro sensible de tiernos dolores

Del doble que no es sino todos nosotros, los quedados
Atrás, los muertos que parieron la historia
De cadencia en decadencia en cadencia
Del ruido al silencio y del silencio al rayo
Un fuego arde indoloro en esta la noche tibia
Donde nos descubrimos en cada imagen vedados
Al misterio, encaminados todos contigo, con ambos
Somos, somos, no dejamos otra cosa que el ser
Al lado del nuestro, adentramos en sueños
Caemos húmedos en intentar unirnos
Nos pasamos noche y días bellísimos, no desistimos
Del acto y del sueño, volver a unir lo que para volver
A sí debió estar por un tiempo desunido

Uno es su doble; su doble es uno.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.