O.L

Arrogancia

Los intelectuales caminan con aires de ser intelectuales, uno y dos, dos y tres pasos, tropiezos que confunden con exitos, intentando ser diferentes terminaron siendo iguales, uno y dos, dos y tres pasos.

Los arrogantes son imbéciles creyendo ser intelectuales, uno y dos, dos y tres pasos, presumen de sus errores y justifica sus fracasos, uno y dos, dos y tres pasos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.