Ponciano Luna

Antonieta

   Es un sueño furtivo, una ilusión de carne y hueso que ha barrido con la escoba del remordimiento su recuerdo de este piso sin cemento.

   No ha volado de mi almohada pues cada noche es su fantasma quien acaricia mis pestañas para darle paso a las lágrimas de ron que bajan por las comisuras de mis labios, embriagando los suspiros que su boca me robó.

   Los pies descalzos de un bohemio recorren cada rincón del techo buscando las huellas de sus pasos, coleccionando los te quiero en un plato roto de cartón.

   No es su culpa, la liebre de Alicia la incitó a correr al patio tras tazas de té voladoras que solo se llenan con jugo de uva marrón.

   Se fue, para siempre se fue. Corrió de mi lado para buscar los placebos de una vida de jardines con flores y cenas con pastel. Despreció las noches de vino tinto y libros sin cerrar porque eso, le provoca ganas de soñar.

   No es princesa de caramelo ni ángel de satín, es paloma, es gaviota, es nube de algodón endurecido por el smog. Voló al sur de mi ventana y al norte de mi dirección, pero no se llevó su olvido, ese me lo quedé yo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.