Esteban Mario Couceyro

Los monstruos...



Sebastián, tenía algunos monstruos

que cada noche controlaba al acostarse

con la linterna

los miraba, bajo su cama.

 

Estaban todos

y hasta ese nuevo

que encontró en la escuela

grande morrudo

y de malos modos.

 

Ese monstruo

se llama Pepe

medio rubión

y bastante bruto.

 

Le molestó

durante el recreo

empujones

desprecio de palabras

y alguna amenaza.

 

Sebastián nunca enfrenta

ni pelea

aguanta y se lleva a cada uno

para dejarlo debajo de la cama.

 

Pepe, es el último

y está aterrado

en un rincón, al fondo

junto a los otros

sin poder huir.

 

Sebastián, apaga la linterna

diciéndoles

- no hagan ruido, voy a dormir

si crezco y los olvido

váyanse….-

 

Comentarios3

  • Idoia

    Montruos que cada vez más niños ocultan, bajo sus camas.
    Me ha gustado mucho. Un saludo.

    • Esteban Mario Couceyro

      Ciertamente, en la niñez, abundan los monstruos y considero que siempre fue así, lo malo es cuando esa etapa se hace crónica y se llega a la adultez, con una gran cantidad de monstruos debajo de la cama.
      Un saludo agradecido por tu comentario.
      Esteban

    • El Hombre de la Rosa

      Mucha fuerza y surrealismo en tu bello poema amigo Esteban
      Un placer pasare por tus letras
      Un saludo de amistad
      El Hombre de la Rosa

      • Esteban Mario Couceyro

        Gracias Críspulo, un pequeño viaje a psique de un niño.
        Un abrazo
        Esteban

      • Coco1

        Muy cierto, ojalá esos monstruos ni siquiera existieran en la vida de los niños y más siendo ésos otros niños, porque algunas veces por culpa de ellos titubean para hacer las cosas. Felicidades por tu poema Esteban.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.