Alexander Cossio

Las coincidencias

 

Del libro La Vida es Viviendo

 

Y de repente… caí

a un costado de tu amor

como víctima apacible

de un fascinante rumor.

 

Sin saberlo me perdí

en tu escena de pasión,

y aún no sé dónde aprendí

a entender tu corazón.

 

Con el tiempo comprendí

que tu encanto me envolvió,

y en cada beso que di

te dediqué la razón.

 

Pero, también, concluí

que no es casual nuestro amor,

porque no hay coincidencia

que el destino no escribió.

Comentarios2

  • soki

    Estoy de acuerdo contigo amigo. Genial final.
    Abrazos, Soki

  • Heligrari

    Bello poema.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.