FELIX SALVADOR ALARCÒN PECORI

LA MOSCA

Quedàndome,casi dormido

he podido percibir

a una mosca en mi nariz,

que jugueteaba conmigo.

 

Era tan atrèvida,

que en cada sitio posaba

y no podia atraparla,

porque de mì se burlaba.

 

De pronto estuvo frente a mì,

y me dispuse a atraparla,

por màs àgil que me sentì 

no la pude capturar.

 

Al acecho yo me puse

con las ganas de acabarla

y me dedique a buscarla

con las ansias de aplastarla.

 

pronto la descubrì,y con las manos le dì

pensando la habia matado,pero no fue asì,

la mosca siguio volando,y màs atrèvida se puso,

y por fìn ella dispuso,alejarse del acoso.

 

Frustado yò me senti,

por no poner en su lugar

a la mosca aplastar,

y asi quedarme yò en pàz.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.