DiOtherOne

El pez que nunca vi

Marca la hora la noche que llega

Sentado sobre mi banca de metal blanquecino

que deja de relucir con las sombras

creadas por la farola. 

 

Sigo sentado mientras la noche me vigila 

Vigilando que la puesta de sol

sea la más hermosa.

 

De pronto me toca el hombro, 

finalmente llega

con su rayo de luz que coquetea 

al lento de su asomó

.

Vale la pena la dura banca 

de metal blanquecino 

sólo por ésta sonrisa. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.