Oscar Lugo

Eso Que Hiciste

Mi Nombre, Mi Poesía, Cambiaron,

Desde Ese Día En Que Tú Apareciste;

Pusiste Sal, y Mucha Energía,

A Mi Vida, a Mi Inspiración Insípida;

Gracias Por Eso, Mi Bella Argentina.

 

Seguir Escribiendo, Fue Mi Decisión,

Seguirte Complaciendo, Fue Lo Mejor;

Me Vi Capaz De Hacer

Dos Cosas a La Vez,

Sanar y Acariciar,

Tu Alma y Tu Corazón;

¡Oh Si! Eso Fue

Mi Galardón.

 

Que Bello Es,

Bajo La Luz Del Sol,

Coger Una Flor,

Para Ti Mujer;

y Poder Leer,

El Primer Verso,

Que Tanto Te Gustó,

Ese Escrito,

Que Todo Lo Cambió.

 

Hermosa Es La Poesía,

Hermosa Es La Luz;

Hermosa Eres Tú,

Mi Amada Argentina.

 

Mira Mi Inspiración,

No Está Extinta;

Mientras Yo Exista,

Escribiré Para Tu Corazón.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.