Aviador nocturno

Alfa

Avanza, dama aplazada;

traspasa cada arrabal,

cada pampa arcana.

Anda, salta cada valla…

¡Tanta falta daña!,

saca las garras, machaca;

hacha las agallas…  

Las almas pagan alcabalas;

La nada aja, lanza dagas, da bala, arrasa…

Amada, alabada:

acaba la maldad tan armada,

haz tal hazaña;

arrastra sartas canallas… karmas.

Las lacras aplastan hadas

–macabra manada–;

tachan las tablas blancas;

Pactan mañanas magras, manchadas… trampas.

Ara sagrada, ya:

Plancha mapas, sabanas…

Planta jacarandás;

Plasma rachas alhajadas;

Da tamañas tajadas… 

¡A la carga!

¡Ama, santa, hasta alarmar!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.