Leviatán

Dejame

Dejame ser música para tus oídos

Dejame ser los pájaros cantándote en las tardes

Dejame ser el café que bebes en las mañanas

Dejame ser el agua que bebes cuando estas sedienta

Dejame ser esa cerveza que bebes cuando quieres olvidar

Dejame ser esa pared que golpeas cuando estas enojada

 

Dejame ser la cama donde duermes

Dejame ser la almohada donde apoyas tu cabeza

Dejame ser la cobija que usas para abrigarte todas las noches

Dejame ser ese chiste que te hace reír

Dejame ser el primer pensamiento que pasa por tu mente cuando despiertas

Dejame ser todo lo que te gusta.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.