Sanja Atanasovska

secreto


El sol quemó el día
y el día se quemó en el abrazo del grano maduro
sed murió y resucitó
en mis labios
un terrón de tierra
respiró en mi mano temblorosa
y luego, bajo el sombrero del verano, concluí un secreto
y arrojé la llave debajo de tus pies.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.