Joseponce1978

Gato

Fuiste engendrado entre las nubes

y te arrojaste desde lo alto

al saber que de pie caerías

sin hacer ruido, sin impacto.

Tu curiosidad desconfiada

hace de ti un viajero nato.

Vistes de elegancia el suburbio

y eres príncipe de los campos.

Criatura enigmática que andas

flotando por las sombras, rayo

en la huida, estatua en la emboscada

previa al infalible zarpazo.

Depredador furtivo, siempre

alerta: vista, oído y olfato

afilados como tus uñas,

con las que te aferras al mármol.

Cavas hasta dar con el topo

y atrapas al ave en el árbol.

Para aproximarte a la luna

te encaramas a los tejados

caminando por las paredes

y allí la contemplas sentado.

Contorsionista insuperable,

no es casualidad que a lo largo

de los siglos, todos los grandes

pueblos te hayan domesticado

escogiéndote como amigo:

Egipcios, persas y romanos

fueron embrujados por ti;

maullaste en el anfiteatro,

ronroneaste en las pirámides.

Te envuelve ese misterioso halo

de leyenda que al elegido

cubre. No das un paso en falso

aunque corras por la delgada

línea que separa lo blanco

de lo oscuro... inmortal mascota,

grácil felino, pulcro gato.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.