Black Lyon

APOLOGÉTAS (Quis est similis Deo?)


AVISO DE AUSENCIA DE Black Lyon
No todos mis escritos son poemas, y no todos mis poemas están registrados. (safeCreative) Por lo tanto, son regalos de mi alma para ti. Úsalos y medítalos sabiamente. Black Lyon

¡Poderoso es mi Dios celoso, Rey de reyes que reina sobre los que reinan!
¡¿Quién como tú?!
Antes, recuerda que soy hombre,
polvo que puede ser removido por tu mano.
¡Señor y Dios mío!
fuerte y sólido es tu dogma,
fuerte es tu Iglesia ¡Oh, Padre amado!
¿Pero quién como tú?
Absolutamente nada ni nadie.
Yo creo, adoro, espero y te amo,
te pido perdón por los que no creen,
no adoran, no esperan y no te aman.
¡Libráme de los pecados que me son ocultos!
Muéstrame todo aquello por enmendar,
y Padre mío, sé que eres Justicia,
más ten misericordia,
sé propicio a mí, que soy hombre pecador.
Las maravillas que obraste, obras y obrarás,
me son dulce deléite. Hubiera yo desfallecido,
de no ver tu poderosa mano obrando en la tierra.
¿Quién como tú, Señor?
Que haces maravillas de maravillas,
el portento del esplendor, creando lo inimaginable
entre las tinieblas. Tu mano las apartó y ordenó.
¡Padre mío, has de tu siervo un instrumento de tu paz!
Que sea yo amor en lugar de odio,
tranquilidad en donde abunde la ira,
paciencia en la necedad
esperanza en la resignación.
¡No me abandones a mi suerte!
Pues en ti creo y confío.
Éxodo 15:11
Sal 35:10


Ten misericordia !Oh Dios!
de los que habitamos la tierra,
no somos perfectos lo se,
mas tu misericordia es grande,
tuyo es el poder y la gloria,
por los siglos de los siglos,
?Quien sino tu puedess cambiarlo todo?
con tu sola palabra nos puedes hacer nuevos,
adictos solo a ti y no alas miserias del hoy,
tu eres mi sosten y mi roca,
nadie llega al Padre sino es mediante de ti,
a tus pies me postro y de rodillas te imploro
!!SALVA SEÑOR ESTE MUNDO!!


Si me ves pasar un día
cabizbajo y meditando,
no te preocupes mi amigo
es que con Dios voy hablando,
y al mismo le voy contando
del mundo su hipocresía,
pues al que mucho tenía
es al que están adorando,
entre el servilismo y la porfía;
creo que se estás equivocando,
pienso colega, ¡a fe mía!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.