Analucia Lepe

Copos.

En este silencio extrano

los veo decender 

como minusculos extraterrestres

Vienen furiosos

hambrientos 

buscando las ventanas

arrimandose a las puertas

atacando cejas y pestanas

bajo el peso de su danza.

 

Cada uno es diferente

su singularidad preciosa

el precio que han pagado

para dejar de ser.

 

Cuando llegan a la tierra

todo se detiene 

se arrodillan

se denudan

se amarran al invierno 

haciendolo mas denso

 

La tierra los recibe reverente

los arboles celebran su llegada

y yo...

recibo el universo

en un copo de nieve

que se disuelve en mi lengua.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.