jesus Alejandro Reina

No te buscaba


No buscaba perderme en tus ojos,
pero llené de tu parpadear mis minutos
e hice de tus silencios mi calma y refugio.
En tiempos de demonios, de espectros,
de acérrimo pesar
tu voz titila en el fondo de mí,
de mis complejos más internos
y guías con el destello de tus risas al norte,
mis anhelos más sinceros.

No buscaba ser sanado
pero colmé de tu compañía,
de tus momentos,
los rincones más recónditos de mi ser
dejando en tu interés por mis heridas,
la fiel seguidad, el celestial consuelo
de que cubrieras con tu bálsamo,
emperatriz virginal;
los abismos de mi sensatez.
Ungieras mis clamores en tus manos,
vistieras de aprendizaje mis errores,
extinguieras mis delirios
y vivir tus mejores besos entregándome,
los siglos sin fin que habitan en tus brazos.
Con la confianza sí,
la confianza del hogar
de tu espíritu santo.

no buscaba ser encontrado,
mucho menos llegar al lugar indicado.
Y deseaba extraviarme en íngrimas galaxias,
hasta que llegaste tú.
Como un ser de mundos fantásticos
de relatos y leyendas;
en quien deposite mis complacencias,
en quien encontré esperando
a la vuelta de un milagro
un angel del señor,
la plenitud de su presencia.

Con tus mejores oficios,
blindé de esperanza mis pasos
y alcé guardias en fuego,
escoltas a mi corazón:
"mi torre de David".
Para así disfrutar del destino,
para dormir sobre la paz de su rostro,
para delinear con mi entrega,
mi fidelidad a tus lunares.

No buscaba vida
¡juro al cielo que así era!
Esperaba entre tardes de lluvia,
aguardando,
velando la llegada a tres muertes y media.
Pero en segundos de luz,
conocí ¡Vaya que conocí!
vida en el latir de tu pecho,
masticar los colores del Edén,
incluso,
saborear la fruta de tus labios redentores.

No buscaba horas,
Me sumía en la nada
hasta el momento en que infundiste
de estrellas y azúcar, el motivo de mis días.
Y llego la fuente de la eterna felicidad.

No te buscaba,
me sumía en la nada...
Y terminé encontrando todo en ti.

Comentarios1

  • kavanarudén

    Llegó el amor y te redimió.
    No lo buscabas, él te encontró.
    Que viva el amor, ese amor sincero que nos nace renacer, vivir plenamente.
    Un placer leerte
    De mi parte un fuerte abrazo
    Kavi



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.