sonakai

mi fruta prohibida


Te elegí como mi fruta prohibida,
como mi eterna tentación, que vetó el paraíso;
más tarde manzana pecadora cual discordia bautizada.
Yo soy la serpiente artera y a la vez divina, el tiempo en ambos casos se cobró sendos tributos: dolor, muerte y sangre.
Este mundo es nuestro Edén, te sentirás soberana, cual reina de divinos luceros.
Exuberante, engreída, tentadora, Lucias tu cuerpo pecaminoso , reluciente como el nácar.
Cómo resistirse a tu presencia, cómo vencer la tentación de tu carne blanca,
cómo no saborear esa pulpa, crujiente, jugosa, dulce, aromática y ácida.
tu lucirte fruta dorada, siendo codiciada y deseada.
Tres diosas te anhelaban, y ofrendaron: reinos, coraje, amores, fama.
Eva pecadora , bendita Bella seductora… eres mi bella Dama. mi fruta prohibida



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.