YO CLAUDIO

MI PERRO AMIGO.

Recuerdo aquella tarde

cuando llegaste a nuestras vida,

con tu carita triste y

unos ojos semiabiertos.

Eras hermoso,

todos queríamos tenerte

entre nuestros brazos.

Te acariciamós en cada instante,

a cada momento,

eras nuestro, eras mío.

Te llame, Toby, lindo 

nombre, yo lo elegí para ti,

y desde ese momento, 

fuiste mi amigo.

Como pasaron los meses, 

cada ves mas havíl y gracioso

todos te queriamós, reiamós 

por las payasadas que nos hacías.

Aprendistés rápido,

asta dormías conmigo, 

te acurrucabás a mis píes,

sabías que sentía frío.

Me seguías a todas partes,

siempre a mi lado,

eras mi fiel perro amigo, 

mi buen amigo.

Tengo muchos recuerdo de ti,

lindos recuerdos.

Siempre que nos acordamos 

una lagrimá se desliza 

por mis mejillas. 

Que dificíl sacarte de mi mente.

Un día, cuando Mama se fue de viaje,

te quedasté en tu casita y no salías, 

tenías pena, no comías, 

ni siquiera bebías un poco de agua.

Que triste era verte echado todo el día,

la echabas de menos,

pensastés que la habías 

perdido, y para siempre.

Asta que desidistés salir,

todos contento, felices, 

porque te habías recuperado.

Saliste, corrías, sin tener miedo a la vida,

esa vida que estabas viviendo,

a esa pena que traías,

en el corazón.

Sabías,

que no era tu madre biologicá,

pero la querías

como si lo fuera,

porque ella te recibió en sus brazos

para entregarte ese calor

que una madre

entrega a sus hijos, 

desde el momento

en que llegamos al mundo.

Pero en fin,

era tu vida, y la querías terminar,

por pena, por amor, por extrañeza.

En un segundo te perdimos de vista

y no te volvimos a ver mas, 

te fuimos a ver y te buscamos 

por todas partes y

no te encontramos.

Eras nuestro, nuestro perro,

eras nuestro hermano menor.

Nos preguntamos cada día,

si por la mente, en algún momento

pensaste en quitarte la vida,

de esa manera y la valentía

en la  que terminaste.

Cuando nos avisaron,

que te habías muerto,

lloramos, te fuimos a buscar,

allí estabas,

bajo las ruedas de un enorme camíon.

Rompimos en llanto de nuevo,

por que se nos fue un hermano,

Dicen lo vecinos, que barías beses te retiraron, 

pero volvías a ponerte,

bajo las ruedas de aquel pesado camíon.

Solo querías que tu vida se terminara,

para que se termine esa tristeza

que traías dentro de tu pecho,

pero no pensaste el dolor que dejarías

en nuestro corazón.

Te dimos un buen sepulcro,

allí en el jardín de la casa,

donde todo los días

ponemos una flor, 

en recuerdo de tus juegos,

de tus carreras,

por entre medio de las flores,

del jardín de mama.

Gracias amigos

por tantas alegría que nos distes,

desde cuando llegaste,

a una pena,

cuando te fuiste. 

 

 

 

 

 

 

Comentarios2

  • EL QUETZAL EN VUELO

    wowwwww.....que tresitemente hermoso poema, creo que cualquiera que haya tenido un amigo asi, podra verse reflejado een tus huellas del corazon que dejas en tu poema. me hiciste pasar de laadmiracion a la tristeza d ela alegria a la melancolia y termine queriendo y extrañando a Tobi y preguntando como tu ¿porque?...com homenaje a tobi, tome mi guitarra y le entone aquella cancion de Alberto Cortez.. ERA CALLEJERO...un saludote...LENNOX

    • YO CLAUDIO

      Si, es muy triste perder un amigo y cuando es tu perro peor aun, gracias LENNOX por tu palabras, agradecido, un saludo.

    • Alberto Acevedo

      No hay mascota que muestre mayor gesto de cariño que un leal y amoroso perro. Saludos desde Venezuela

      • YO CLAUDIO

        Gracias amigo Alberto, si, era muy tierno nuestro perro, aunque han pasado los años de su muerte aun lo recordamos con cariño. Saludos desde Chile.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.