Fantasma de Nadie

El Hombre campesino

Hacia delante, sin tener ni idea,

pero sabiendo todo sobre sí:

así camina este Hombre campesino,

rezagado y feliz.

 

No hubo tiempo que pudiera robarle

la sonrisa en la cara, el frenesí.

La historia de este Hombre campesino

sin leer ni escribir.

 

Bendita la ignorancia que tenía,

sus pocas cuestiones del porvenir.

Esa vida del Hombre campesino

quisiera para mí.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.