Poeta mediocre

Vieja y falza luz

El alba sostuvo la emoción
Del añejo recuerdo,
Y cómo explosivas estrellas
Ves la vieja luz del día

Y te paraste sobre el sabio
Gritandole tu dolor
y su silencio respondió
Tu estupidez

La brisa no te relaja
Y ya no ves el amanecer
Porque el antiguo rastro de luz
Sigue en tu presente

Desafiaste a los monos
Y caiste del árbol
La necedad se convirtió
En tu nuevo abrigo

Somnoliento en tu camino
Aumentas la gravedad a tal punto
Qué tus piernas se empiezan
A derrumbar

Y el día se perdió,
Tu mente se durmió
Y todo lo que desafiaste
Acabó con tu día y ahora ya no está la luz.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.