Abraham Emilio

Cosas de locos II (Cuartetas)

Cuando estoy riendo, sollozo,

y cuando sollozo, río;

siento caer en un pozo

en tu silencio arduo y frío.

 

Cuando estoy solo, te pienso,

cuando te pienso, estoy solo;

tú no entiendes del inmenso

hoyo que a muerte me inmolo.

 

Cuando me acerco, hay desdén,

siempre a tu desdén me acerco;

por verte mejor o bien

a mi timidez te cerco.

 

Cuando lloro, arqueo labios,

y arqueos labios si lloro;

te pretenden unos sabios

sanar tu paz y decoro.

 

Cuando se acaba, termina,

cuando termina se acaba;

así el olvido asesina

un calmado viento alaba.

 

Eres todo siendo nada,

y siendo nada eres todo;

eres mi rosa encarnada

con miel, con flor y con lodo.

 

Te siento muerta aún viva,

de viva te siento muerta;

oh sonrisa sensitiva

oh aire que toca la puerta.

 

Conmigo no sé dó estás.

¿Dó estás si no es a mi lado?

Te quiero infinito y más

aunque el llanto ha taladrado.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.