Raftein

Día

      En la mañana fresca y a la luz del día

se yerguen los imponentes árboles llenos de vida.


Un manto de verde abriga cálidamente la tierra que se aferra a ella con semejante ternura.


Y las coronas de luz de la reina blanca temerosas e inseguras, se ocultan al ver el despertar de las sombras                 que nacen del cielo con segadora blancura.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.