Rafael Rec

PECADOS DE INVIERNO



Ese día de frío intenso y seco, pero con amenaza de llovizna, que a la postre haría que la sensación de ambiente helado aumentara, me sentía secretamente preocupado porque “Coco” el inquieto beagle de la casa, había roto su cama y le había sacado el relleno que sin duda le haría pasar una noche tibia dentro de su casita. Así que sin saber a ciencia cierta qué hacer al respecto, dejé pasar la mañana sin ocuparme del asunto.

Al llegar la hora de la comida, mi esposa me avisó que ya estaba servida la mesa y me dispuse a degustar los platillos calientes. Además, en lugar del refresco frío o del vino fresco, me preparé un café caliente para acompañar la comida. Me acomodé en el tibio y agradable comedor de la casa y comenzamos a comer. Pasados unos minutos, sonó el timbre de la puerta que da a la calle y con un gesto de incomodidad  me  adelanté a abrir la puerta para ver quién interrumpía nuestra comida caliente y deliciosa que saboreábamos en nuestro comedor tibio y acogedor.

No recuerdo qué me dijo el hombre de unos veinticinco o treinta años, -¿pedía ayuda para enterrar a alguien que había muerto? ¿vendía algo? ¿pedía una ayuda sin que mediara intercambio comercial alguno?-

No lo sé. No lo recuerdo.

Me adelanté a decir un ufano y autoritario “para la otra”, y sin esperar su respuesta ni observar su rostro, regresé a seguir disfrutando de la deliciosa comida. Tampoco recuerdo cuánto tiempo pasó desde que me levanté, pero al regresar y acomodarme en la silla de la cabecera de la mesa, el comedor ya no era tibio ni acogedor, sino frío e incómodo y la comida ya estaba fría y tenía un tenue sabor amargo.

Aún así, la terminé y valoré aún más el tener casa y alimento… y una mascota de incondicional cariño.

Me levanté de la mesa y deseé buen provecho a mi esposa y a mi hija, mientras Coco, en el patio, seguía feliz, destruyendo su cama.

 

 

Derechos Reservados de Autor     ®Rafael Rendón Contreras  SafeCreative.org

Código de registro: 1801065294842     Fecha de registro: 06-ene-2018 3:05 UTC

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.