Ángel Plaza Simón

Desnudando Ángeles

¿Sabéis?

Nunca desdeñéis al sol de enero

porque lo he visto romper una piedra

y hacer brotar agua de ella,

como quien arranca la emoción de un espíritu cansado,

con sólo dos acordes

de una canción compartida.

Lirismo imprevisto,

como por ensalmo...

Cuidado, amigos, cuidado...

Cuidado con jugarse el alma,

porque siempre puedes encontrar a alguien

dispuesto a doblar tu apuesta...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.