El Mochuelo de Minerva

Descenso

Miras al cielo rojo y ves las nubes que pasan fugaces.

Miras al horizonte y ves las fieras con hambre en sus fauces.

Miras bajo tus pies y cucarachas suben por tu huesos

y te da igual pues ya tu cuerpo esta podrido por dentro.

Miras a tu alrededor y solo vez la basta soledad.

Miras tu corazón, solo es un iceberg flotando en el mar.

 

Antañas mariposas que sentías ahora son gusanos

buscando renacer y no morir viviendo en el pasado

mientras la muerte acaricia tus ideas con su fría mano

y con la otra te muestra el cadáver de lo que has amado.

 

Para no ver, la oscuridad se ha vuelto tu refugio

y la felicidad se ha marchado junto al demiurgo

dejando al caos, pero sirenas seguirán cantando,

mientras me atraen al otro lado adormecen mi llanto.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.