fernandotorres2

JUDÍAS VERDES SOSPECHOSAS DE ODIAR

Desde un patio de luces.

Desde la fluctuación de la nada.

Hasta la frontera de lo invisible.

Hasta que las fuerzas aguanten.

 

Un perro aúlla desconsolado.

 

Mientras las calles se engalanan.

Mientras las familias se visitan.

Ante presentadores contentos.

Ante niños bien alimentados.

 

Un pobre perro se muere de frío.

 

Para despreocuparnos,

para mantenernos desocupados,

porque molesta en el carro.

De Caín somos hermanos.

 

Un desgraciado perro

muerto ya de llanto.

 

Desde un patio de luces.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.