Gauvdelaire

Divina tentación

Llegue tarde a la cita,

te quitaste los lentes para ponerte el antifaz, 

borramos una historia escrita...

Tu, mi divina tentación,

atrapados entre el humo y esa triste canción,

madrugada rota y su dulce confesión...

y despedimos a las buenas noches,

cambiamos los paseos por mensajes,

los lunares por los bares,

la complicidad de tus huesos y los mios... 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.