Lucio Carlos Quinteros

Junto al mar

Fragor ensordecedor del silencio
que habitaba en las horas del hastió,
pretendiendo negar lo que presencio
buscando el calor me alejo del frío.

Fogata junto a la orilla del mar
la canción nueva del alma nacida,
mi guitarra, mi voz quieren cantar
las notas por Dios fueron bendecidas.

Éxtasis en el mirar de la luna
cuando feliz nuestro cariño observa,
más no quiere ser tan inoportuna
un velo nuestra intimidad conserva.

La danza que nuestros cuerpos dibujan
crepitar de bocas, besos ardientes
caricias que dejan marcas ,embrujan
bebiendo el sabor de nuestras vertientes.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.