Ranzeth Gómez Navarro

ATARDECER ANTIGUO

La suave luz del ocaso
aura de un peplo inasible;
Las nubes albo pegaso
de algún tintán invisible.

 En un postludio de soles
y un ditriambo de alabastros,
de su peplo de arreboles
Hera desnuda los astros.

 Los mortales en su sueño
van prendiendo las hogueras
guíanse con prendido leño

bajo egipciales palmeras
y en un presagio aguileño
Zeus prende las mil esferas.

Comentarios3

  • Tokki

    Casi antidiluviano

    • Ranzeth Gómez Navarro

      En el timeo, exclama un sacerdote muy anciano: '¡Ay!, Solón, Solón, ¡los griegos seréis siempre niños!, ¡no existe el griego viejo!'
      Gracias por tu comentario, Tokki.

    • Rosita de Mendoza

      Muy bueno. Me gustó leerlo. Un saludo cordial

    • El Hombre de la Rosa

      Junto con tus hermosas letras, te felicito en estas fiestas de entrada del nuevo año 2018...
      Saludos de Críspulo



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.