hnic

Luz

Vengo de dentro de mí

y voy más dentro aún.

 

Soy la luz que muestra

la fealdad del techo del cuarto,

las arrugas de las paredes,

soy la luz que ilumina al ser

pero dibuja lo cierto.

 

Son sus rayos que desnudan la realidad

los que subvierten el orden,

los que van contra la ley

 

y acariciando la nada,

tocando la vida urgente,

vierten su pis sobre el poema,

haciendo de la muerte

lo que hay al final de una línea recta.

 

Son esos rayos los que hacen de la luz

centella.

 

Vienen de lejos

y van más lejos aún.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.