MagaA

Para mi, mi mayor desconocido.


Cuando leas estas líneas, y se con certeza que las leerás
recuerda que este corazón latió por mí y para ti,
recuerda que en ese entonces yo escuchaba tu canto;
hoy yo recuerdo que para mí tu eras un barco
que a la distancia veía navegar y que pronto naufragó
sí, tú, mi yo más interior, mi barco en construcción
mi conciencia intranquila en horas de la madrugada.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.