Carlos Justino Caballero

SONRISA DE CHOCOLATE

A mi nieta Mili en la tarde...

en que empezó a quererme.

 

Tu mano leve tomó la mía

como nunca antes.

Hechizado mi ser se dejó llevar

hasta aquello que te deslumbraba.

Y ya en la tropilla, tu súplica implícita

me llevó a posarte en el lomo

de la Luna.

 

Y tú feliz y yo feliz contigo.

 

Las palabras orillan el silencio

y parecen agotarse en tu sonrisa

dejándome gozoso y callado

y recreándome...

en tu sonrisa de chocolate.

 

 

¡Una tarde feliz... feliz contigo!

 

 

De mi libro “De sentires y sentires”. 2008 ISBN 978-987-556-229-5



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.