Jana-Maia

Fuiste

Fuiste revelación y liberación,

eco de mis futuros y ayeres,

fuente de mucha ilusión,

hiel, limón y mieles.

Me trajiste paz, caos, compañía y descontrol,

sueños de pasión, desenfreno y perversión,

pero también algo de pena y frustración.

Fuiste el complemento perfecto,

La nota que quebró mi armonía,

Acepté todos tus defectos,

Tú trajiste locura a mi vida.

Revolviste mi cabeza,

sacudiste mi alma

y me liberaste de mis cadenas.

Aun así,

Tus actos firmaron irrevocablemente

nuestra condena.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.