Raudel Ravelo

Atraído

Tu atracción es un arma

y cada vez que me acerco

se dispara en mi pecho

y me rompes el alma.

 

En tu noble mirar

o en un beso perdido

nunca se ha detenido

desde que hechó a andar.

 

De volverme inmortal

pediría a la suerte

vivir, eternamente

tu atracción animal.

 

Y el día que la muerte

venga camino a mí,

moriré, vehemente

atraído por ti.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.