Manchego

Quererte y olvidarte

No tengo nada sino tú,
Y tu río oscuro
Y su escarcha profunda.
 No escucho el fin

La mano de luz del día
como una pluma a la brisa
ha tocado tu mejilla 

Desde entonces todo crece, desde abajo,
Las luces y el azul de las palabras se mueren
Y esta agua impecable tapa los pies y uno sin querer,
se ahoga.
Y sin querer te olvida.

Y lo tengo todo, después de nada.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.