Tony Obando

Un beso

Hoy, mientras anduve entre las presas

de la noche en el autobus, 

mirando a la gente, y escuchando

una que otra cancion con el celular,

no sé por qué razon me dio por recordar

el último beso que te di.


Recuerdo que me aferré de tu boca,

especialmente a tu labio inferior,

el sabor era como de un dulce tierno,

siempre digo que como ligeramente a sandia. 

Voy al grano para no aburrirte,

es que uno a veces, ve que la gente

que viaja, va riendo como de nada.

Pues yo iba igual, sonriendo como

un loco procurando si, no hacerme notar.

Es que recordé, que cuando el beso terminó,

te miré, y especialmente me quedé mirando

ese labio (el inferior),

te había quedado realmente de color sandia,

claro si, más  colorada esa parte de la boca que el resto.

En ese momento me asusté, y pensé,

-y si le queda así la boca, y si no se le quita, y si se mira al espejo, qué ira a pensar, se ve bonita pero obviamente no le va a gustar, puede que me odie por ello, y que nunca más le vuelva ya a besar-

Luego entre las sonrisas, sacando

algunas conclusiones, llegué a creer

-ha de haberse visto en el espejo-

fue aquel beso ya hace tantos días...

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.