Rayo Yording

Se compra una navidad.

 

Desdeña el aire opaco. Un gélido aire para los desnudos, un hambre infinita para los callados, callados hijos de san bruno.

 

Tortolas reinando el trono de la habitación, colmada de luces ficticias y un árbol adornado de sonrisas egoístas.

 

¿A cuantos llenariamos de pan esta noche?.

 

¿Es más las luces pirotécnicas que las mismas estrellas?
¡Más vale una sonrisa pura del pobre agradecido!,
¿es más el vino que un abrazo compartido en señal de amigo? ¡Como cubre la miseria interna una foto subida a las redes!

 

- ¡Señor por favor un peso! ¡Tengo hambre y frío! ¡Por favor un peso!

 

-¡Disculpe, No tengo!
(¡Que viva la navidad y el vino!)

 

Es momento de compartir falsas alegrías, confetis, cena, regalos, zapatos, vestidos, polvoras, fotos a las redes sociales, (¡Que viva la navidad y el vino!) ¡que viva!

 

¡Un momento de derroche innecesario!

 

No es navidad si no hay pavo,
no lo es si no hay luces, árbol,
no tendremos navidad si no hay regalos,
sin pólvoras, ropa nueva, pasteles, tragos. ¡Esto es noche buena! ¡Hay que celebrarlo!

 

¡El rey ha nacido! ¡¡Demosle también algo de confetis y vino!!

 

¡El rey ha nacido y el pobre olvidado, mendigo!

 

¡Señor por favor un peso! Tengo hambre y frío!

 

¡Disculpe, No tengo!
(¡Que viva la navidad y el vino!)

 

¡Señor por favor un peso! ¡Quiero comprar mi navidad!

 

¡Tome, beba conmigo amigo y brindemos por una foto!

 

Desdeña el aire opaco. Un gélido aire para los desnudos, un hambre infinita para los callados, callados hijos de san bruno.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.