Federico Joel

Mi amada

Si la noche cubriera
Los cielos, y el frío
Abrazara nuestros cuerpos,
Tú te conviertes en la luz
Que calienta nuestros tiempos.

Aunque el cansancio
Y la desesperanza
Hayan nublado mi cabeza,
Tu dulce voz me calma.

Sabes tranquilizarme,
Con sólo hablarme o mirarme
Tú calmas mis pensamientos.
Amada mía, por mi estamos aquí.

Envueltos en estos sentimientos,
Que son como una isla, una desolada, repleta de depredadores
Que nos buscan hambrientos.

Quieren devorarnos,
Desgarrar nuestros cuerpos
En esta noche oscura
Llena de tinieblas y cazadores.

Perdóname mi amada,
Por traerte a este lugar,
A esta isla solitaria
Donde nuestro amor es la única luz.

No hay mañana
No se ve el amanecer,
La oscura noche ha tomado control
Y la fría luna se apoderó del sol.

En esta disputa, en esta discusión
Mi corazón anhela fortalecerse
Para que la tormenta pase
Y el sol consiga salir e iluminarnos

Mi dulce amada, perdón por esto
Es un desafortunado y triste
Acontecimiento, pero sigamos
Y avancemos con firmes pasos.

Nuestro amor logrará
Calamar la tormenta
Se irá el huracán
Que nos golpea con su ira.

Gracias por cada sonrisa
Que ilumina mi vida
No dejaré que la oscuridad
Intente ponerse sobre ti.

 

Comentarios1

  • David Arthur

    ....Envueltos en estos sentimientos,
    Que son como una isla, una desolada, repleta de depredadores
    Que nos buscan hambrientos......siempre hay personas que tienen envidia Federico, especialmente en el amor.

    Un abrazo de amistad,
    David

    • Federico Joel

      Gracias por tu lectura amigo David. Y sí, siempre hay quienes se miran con envidia.
      Saludos!!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.