Marlon A. Toro

Lobreguez

A veces llega la noche y pareciera
que no existen luces en el firmamento,
cuando las penurias te privan de alientos,
como si cortaran tu paz con tijeras.

 

A veces gritas en silencio, sintiendo
que te encuentras en inmensas borrascas,
porque tus esperanzas deshojadas
fueron, por el cruel sufrimiento lento,
al encallar en frustraciones y brumas
a tus apesadumbrados anhelos,
donde moran en letargo tus sueños.

 

A veces sientes que no existen respuestas
y que solo existe la desilusión,
la cual se encarga de la destrucción
de vuestra fe, que valiente, espera,
a la llegada del día, una vez
la oscuridad muere de vejez.

 

A veces te invaden dolores,
mientras el sol te da la espalda
y las tinieblas clavan su espada
en tu corazón, que no ve colores
vivaces, típicos de las mañanas
en las que se secan vuestras lágrimas,
al esfumarse las penas dadas
en la agobiante lobreguez ácida.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.