J Enoc Monrom

Ante la Vista de tu Indiferencia

Las horas pasan y pasan

como un vagabundo herido por alguna desdicha

cada tic - tac logra aniquilar mi buen juicio

ya nada es igual desde que partiste

los amaneceres se levantan tristes

y los atardeceres lloran allá en el horizonte

la mala suerte de no vernos amarnos de nuevo

aquellas largas noches de deseos carnales

hoy solo son la sombra de un agridulce pasado

y las coloridas mariposas no aletean mas en nuestro jardín

pues yace ya marchito

ante la vista de tu indiferencia.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.