yito

Otra madrugada.

 

 

Hablando estoy con los muertos

en medio del cementerio

poco en broma poco en serio

me cuentan sus desaciertos.

Deja Dios en sus desiertos

siempre una estrella encendida.

Comentan de su partida

sin tristeza en la mirada,

dicen que otra madrugada…

existe para esta vida.

Comentarios1

  • María Isiszkt

    Otra madrugada que tendrá la estrella, encendida o quizás apagada
    Saludos

    • yito

      Siempre estará la duda. Gracias por su comentario



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.