B Quinchanegua

Aceto chantilly

 

 

Aceto chantilly:

Su marcha es nupcial, tiene el ritmo y la cadencia

del aura musical que la circunda,

es precisa, elegante, práctica y serena;

mi marcha es incierta, lóbrega y errática,

es desigual, reverbera en ella

el balanceo enclenque de una conciencia lánguida.

Su mirada, y el infantino encanto que resabia

inyecta los rayos vaporosos de la luna

y la claridad perpetua de su alma cándida,

en mi mirada, que aquellos rayos desazona

y los proyecta entonces convertidos en fatiga,

como solo puede hacerlo un pingajo de ignominia.

En sus maneras particulares, adivino,

hay ingenua esperanza por el trágico futuro,

en su interior arde una llama con inmortal impulso;

al través de las suyas, mis maneras extrañas:

 desvirolados gestos de entrelazadas manos;

soy un compendio triste de pasiones vanas.

Pero... todo se equilibra y las fuerzas se compensan,

como el pinar que mientras bulle de vida su entraña,

acompaña al viento endeble en su soledad tremenda;

cuando aduerme ella a mi lado -y la noche impera-

nuestras disonantes cuerdas vibran

Con el mismo encanto y con igual frecuencia.

Comentarios1

  • Ana Maria Germanas

    Lo opuesto siempre ejerce un muy alto grado de atraccion, y tu aqui diste un excelente ejemplo, me agrado tu poema.-



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.